07 abril 2009

Volvió CQC sin pena ni gloria

El nuevo ciclo que comenzó anoche poco dista de los últimos años del programa. Ernestina Pais reemplazó a Pergolini y dio el maquillaje que necesitaba el programa para que vuela a captar la atención de la audiencia y no sea exactamente lo mismo del año pasado.
Anoche, a las 23.15 comenzó el nuevo ciclo de CQC conducido en esta oportunidad por Ernestina Pais a la cabeza, Gonzalo Rodríguez a la derecha y Juan Di Natale a la izquierda. Pasado el nerviosismo de los primeros minutos de aire, el programa volvió a ser más de lo mismo, pero con la cara lavada.

Tal vez un signo de la distancia que separa este CQC de los primeros, fue su sketch de apertura. Ernestina se metió en el estudio de Los Pells y terminó luchando contra Carla Peterson (Sol Casenave de Pells). Gonzalito entró en el estudio de Operación Triunfo e intercambió palabras con Marley y todo su jurado mientras Di Natale se peleaba con un peluquero que le tiñó el pelo de negro y dejándolo como una mezcla de "Re Heavy Re jodido" y un emo cuarentón. Lo cierto es que asociar a CQC a todos esos conceptos no hizo más que tirar por la borda todas las esperanzas que teníamos de volver a ver aquel CQC que supo frenar al país cada vez que se emitía.

La Ernestina que comenzó este nuevo ciclo es muy distinta a la que hace poco tiempo atrás se movía como pez en el agua en la mañana de Canal 13 con Mañanas Informales.

Como no podía ser de otra manera todos las miradas de los primeros 90 segundos estuvieron puestas en esa mujer que reemplazó a un Pergolini que cada vez tenía menos ganas de ser él, menos ganas de seguir siendo ese Pergolini que todos quisimos, admiramos, idolatramos y pretendimos que permanezca intachable hasta el final.

El nerviosismo de Ernestina fue imposible de disfrazar por lo que el primer bloque del programa fue extraño y hasta un poco sobreactuado. Juan Di Natale, ofició de dueño de casa y gentilmente le dio lugar a sus nuevos compañeros.

Gonzalito anticipó antes que nada que ahora no estaba editado por lo que iban a verlo menos elocuente de lo que lo conocieron. Ernestina, con las pulsaciones a mil, cumplió de memoria con el guión y pasó lo más rápido posible lo más complejo de cualquier programa que comienza o vuelve a empezar: el primer bloque.

Caiga Quien Caiga supo ser uno de esos pocos programas que lograron hacer historia en la televisión argentina y rápidamente cruzó varias fronteras de diversos países. Supo ser semilla de un imperio y dio a sus creadores un lugar en la historia mediática nacional. Pero desde hace años que CQC es repetir ese mismo formato que tantas alegrías y dolores de cabeza le dio a mas de uno.

Este año, por lo que se pudo ver en su primer programa, CQC va a seguir repitiendo el esquema de fondo con un maquillaje de forma.

Si bien no es nada fácil sentarse en el lugar que durante más de una década perteneció a Pergolini, Ernestina tuvo la destreza de empezar diciendo lo mismo que todos pensamos "para mi también es raro no verlo a Mario". Con esa simple frase la conductora logró ponerse en el lugar de todos los que la estábamos mirando y supo ganarse la simpatía de muchos, evitando millones de criticas.

El problema es que no logró salir de ese lugar de "ser lo que tendría que ser un conductor de CQC" y empezar a ser esa Ernestina que supo compartir escena con Guinzburg y ponerle el pecho al programa cuando se fue Jorge.

La realidad es que sí, fue raro no verlo a Pergolini y sacarnos ese gusto amargo que dejaron sus palabras de despedida, pero nada difícil de superar. Caiga Quien Caiga hace años que es más por la "elocuencia" de sus notas, por la genialidad que supieron tener en sus ideas y cada vez menos por sus conductores.

Pergolini, ese que en el 95 comenzaba un programa que conducía con la adrenalina esa que produce no saber hasta cuando esta al aire, no estuvo al frene del programa y la verdad es que no se notó. Rápidamente a Ernestina se le pasarán los nervios y dejará de intentar ser el lado femenino de Mario, descubriremos quien es Gonzalito sin un editor detrás y Di Natale seguirá en el mismo y merecido lugar hasta que alguien decida que CQC llegó a su fin.

2 comentarios:

Rono dijo...

Es cierto. Hubo mucho nervio en el debut. Salió todo muy guionado.
Igual, sigo pensando, así como pensaba lo mismo en la época de Andy y Tognetti como noteros, que el fuerte del programa son las notas y lo que pasa en el piso suele ser bastante pedorro.

Escucha de Lejos dijo...

Hubo nervios es verdad.
pero no pretendas que saque 65 puntos el primer programa.
tuvo 23 si no me equivoco y picos de 25 osea que esta mas que perfecto ahora se tiene q ver lo q seran los otros programas.

yo diria que fue mas con gloria que con pena.