24 febrero 2007

Carta a mi abuelita

Mendoza 24 de febrero de 2007

Cachita:

Yo se que últimamente preferías que te llamemos Otilia, pero para mi siempre fuiste Cachita, así que si me disculpas voy a seguir diciéndote así.

El lunes, cuando fui a visitarte, iba sin saber que me iba a encontrar, haía un año que no te veía y solo había escuchado que estabas mal. Pero para mi sorpresa te vi bien, estabas contenta. No es extraño que con los años que tenes todo sea mas difícil, pero evidentemente estar contenta no te costó, y aunque todos digan que repetías mucho las cosas, a mi fue lo que mas me gustó.

En el tiempo que estuve en tu casa no hiciste mas que repetirme lo feliz que te había hecho verme llegar a tu casa. “Que sorpresa!” me decías una y otra vez mientras me afirmabas con los ojos lo grata que estaba siendo esa sorpresa. Después me decías que tenías un cuadro nuevo, que en realidad no era nuevo, sino que tus hijos te habían enmarcado un cuadro que habías pintado hace muchos años en Chile y que todas las mañanas te levantabas mirando ese cuadro, el mejor de tus cuadros y decías “ese cuadro lo pinté yo” con orgullo. Lo repetías constantemente: “Ese cuadro me lo enmarcaron y me lo regalaron para mi cumpleaños... lo pinte en Shile!”.

Yo no se que opina la medicina de esto, pero a mi me encantó que repitas constantemente, casi para no olvidarlo nunca, lo feliz que te hacia tener ese cuadro en tu cuarto, recordar que lo pintaste en Shile, contarme anécdotas de ese viajes.

No se por que ese lunes que me encontró en Buenos Aires decidí pasar a verte pero me puso muy contento poder hacerlo, verla a Silvia, a Juan, charlar un rato, robarte una sonrisa… tenía muchas cosas que hacer pero por suerte las deje para otro momento y pase la tarde en tu casa. Se suponía que debería impresionarme verte, por que estas vieja, pero no fue así. Me alegro poder verte y disfrutarte una tarde.

Hoy me despertó un llamado telefónico que me decía que nos habías dejado, que ya no estaba entre nosotros.

No creo que la muerte sea motivo de tristeza a menos que sea consecuencia de accidentes. Si bien te vi bien se que estabas sufriendo y me alegro que ese sufrimiento haya terminado. No se por que pasé ese lunes por tu casa, pero me alegro haberlo hecho, por que pude verte antes de que nos dejes, pude reírme con vos, pude disfrutarte y de alguna manera ya creo que hasta pude despedirte.

No voy a poder estar hoy en tu despedida, me encantaría hacerlo pero la distancia me lo impide. Queda en mi el recuerdo de ese lunes donde me contabas del cuadro de Shile y de la sorpresa que fue que aparezca a visitarte.

Hoy nos dejaste Cachita y eso hay que celebrarlo, por que ya todo paso y estas mejor, se que estas mejor. Los que nos quedamos acá, y creo que hablo por todos, brindamos por vos.

Salud Cachita! Hasta siempre.

Nacho…


6 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buena reflexión, muy buena despedida y adhiero: La muerte nos saca del yugo de la propiedad privada... QUE LIVIANITO QUEDAS!!! LISTO PARA EL VUELO ETERNO!!

Un abrazo y saludos a Cachita
Marcelo.

Nacho dijo...

Gracias Marcelo, infaltable su aparición por estos pagos

SILVIE dijo...

MIL GRACIAS!!!... por tu carta a Cachita,leída por tu padre en el Jardín donde la dejamos descan-sando en Paz. No dejo de recordar también la linda despedida que también tuviste hacia Redento. Qué suerte haber compartido con vos tu visita del Lunes..

Nacho dijo...

Gracias Silvia...como olvidar la despedida de Redento.
besos, un gusto verlos

Jo.H dijo...

la verdad solo tengo casi 15 años y desde q tengo conciencia me encanta leer cartas de este tipo y mas si son tan hermosas como las q creo yo en mis tiempos libres.. con la diferencia q la mayoria se las dedico a mis abuelos y a mi querido papa.. bueno tu carta es muy bonita y ya esta en la lista de mis preferidas.. besos y abrazos.. josefina hernandez de san pedro buenos aires.. e-mail.. josefina 1045@hotmail.com.

la nena monstruo dijo...

que hermosa carta